Opinión
logo
Subdirector Editorial - Sergio Guillén Fernández
Director General - Eduardo Sánchez Mací­as
Miércoles 16 de Agosto, 2017

AL PIE DE LA LETRA

Raymundo Jiménez

 

 

* SISTEMA ANTICORRUPCIÓN, PENDIENTE

 

La imagen que mediáticamente ha vendido hasta ahora el panista Miguel Ángel Yunes Linares es la de un gobernante implacable contra la corrupción e impunidad que marcó a la anterior administración estatal.

 

Y es que aparte de que su fiscal Jorge Winckler mantiene en prisión preventiva a algunos excolaboradores del exgobernador Javier Duarte –aunque todavía faltan varios de los exfuncionarios que más se enriquecieron–, Yunes Linares se ofreció también como testigo ante la Procuraduría General de la República para presentar pruebas en contra de Karime Macías y de la red de cómplices, amigos y familiares de la esposa del expriista, que presuntamente participaron en el millonario desvío de recursos públicos. 

 

Sin embargo, el mandatario veracruzano del PAN no ha cumplido cabalmente aún con la obligación constitucional de alinear las leyes locales al Sistema Nacional Anticorrupción, cuyo objetivo es precisamente inhibir actos y conductas como las que han llevado a la cárcel a su antecesor y excolaboradores.  

 

La resistencia de Yunes y de otros gobernadores ha motivado que un juez federal admitiera a trámite uno de los dos amparos con los que el Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) busca que se reconozca que, de acuerdo con la Constitución Federal y la Ley General de Responsabilidades Administrativas, el Congreso de la Unión es el único competente para legislar en esta materia, y, en consecuencia, se determine que los estados carecen de facultades válidas para emitir leyes locales.

Desde el pasado 18 de julio esta ley regula los procedimientos, causas de responsabilidad y sanciones para todos los servidores públicos, pero según el Comité hay confusiones a nivel local sobre cuál es la norma aplicable a funcionarios estatales y municipales, así como a los particulares que interactúan con ellos.

El juez fijó el 4 de septiembre para audiencia constitucional del juicio, pero el dictado de la sentencia podría prolongarse si se piden informes a todos los Congresos locales para verificar el estatus del tema de responsabilidad administrativa en cada entidad.

Además, para que se aclare que el pasado 18 de julio todos los Estados debieron derogar sus leyes de responsabilidades o abstenerse de aprobar nuevas leyes, como lo hicieron Baja California Sur y el Estado de México.

El otro amparo del Comité busca obligar a Estados incumplidos a reformar sus leyes locales para adaptarlas al SNA, lista que incluye a Chihuahua, la Ciudad de México, Baja California, Tlaxcala y…Veracruz.

También se pretende forzar a los que ya tienen sus SNA locales para que respeten las reglas de integración de los comités coordinadores, y la participación de al menos un representante ciudadano en dichas instancias.

El martes 11 de julio, una semana antes de que venciera el término para la armonización de los sistemas locales anticorrupción, el senador Héctor Yunes lamentó que “es una pena que Veracruz sea el último lugar del país cuando el presidente de la Comisión es veracruzano; el tiempo se agota y no se observa voluntad política de las autoridades del Estado, a pesar de los graves problemas que se han venido denunciando.”

“En Veracruz hemos venido escuchando de presuntos actos de corrupción; sin embargo, las autoridades poco han hecho para establecer controles y asegurar la sanción a los responsables, que es el propósito del sistema estatal anticorrupción. Nos preocupa que se trate de un doble discurso, justamente cuando el sistema busca otorgar las herramientas necesarias para prevenir la comisión de delitos vinculados a esta práctica nociva”, expuso el presidente de la Comisión Anticorrupción y Participación Ciudadana en el Senado de la República.

 

WINCKLER: OTRO REVÉS

 

Por cierto, este jueves el fiscal Jorge Winckler y su jefe, Miguel Ángel Yunes Linares, recibieron otro revés por parte de una juez federal que otorgó una suspensión definitiva en contra de dos órdenes de aprehensión emitidas por las autoridades de Veracruz en contra de del exgobernador Javier Duarte por los delitos de abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal, peculado, tráfico de influencia y coalición.

Y, bueno, aunque ello no significa que el exmandatario vaya a quedar en libertad, ya que la suspensión definitiva sólo tiene como objetivo evitar que el expriista sea trasladado del Reclusorio Norte –donde actualmente enfrenta internado el proceso penal por cargos federales– a un penal en Veracruz, lo cierto es que ha puesto en evidencia, una vez más, la eficacia de la Fiscalía General del Estado que ya trastabilló con la fallida solicitud de desafuero en contra del extesorero duartista Tarek Abdalá, actual diputado federal por Cosamaloapan; del alcalde de Fortín, Armel Cid de León Díaz, acusado de violencia familiar equiparable; y ahora, al parecer, también en el caso del  diputado federal por Tuxpan, Alberto Silva Ramos, pues el coordinador de la bancada del PRI, César Camacho Quiroz, declaró que “ese asunto ha quedado sin efecto, justamente por la deficiencia de la actuación de la Fiscalía de Veracruz”. 

La semana anterior igualmente citábamos aquí el señalamiento que a principios de mayo de este año hizo el senador priista Héctor Yunes Landa respecto a unos ladrones que allanaron la vivienda de uno de sus familiares que reside en el fraccionamiento de Las Ánimas.

 

“Similar falla garrafal han tenido otras carpetas de investigación elaboradoras por la Fiscalía ‘autónoma’ de Winckler, con consecuencias aún más graves, como el caso de los peruanos que recientemente robaron en el fraccionamiento Las Ánimas de Xalapa y que inmediatamente después del robo fueron perseguidos y detenidos por policías estatales, para posteriormente ser liberados por una jueza, quien (…) fundamentó la liberación de los detenidos a la mala integración de la carpeta de investigación por parte del fiscal ‘autónomo’.”

El senador Yunes Landa remarcó que Winckler debería “esmerarse en procurar justicia y hacer expeditos los procesos para ello, así como dar respuestas eficientes a las demandas de los grupos, personas e instituciones que demandan su atención”, pues afirmó que está siendo “usado como ‘guarura mediático’ ante la tan evidente falta de resultados de un gobierno estatal que pretende recuperar el apoyo social mediante ‘pan y circo’…”

Comentarios