Opinión
logo
Subdirector Editorial - Sergio Guillén Fernández
Director General - Eduardo Sánchez Mací­as
Lunes 25 de Septiembre, 2017

Panoramas de Reflexión

Luis Humberto

 

Aprendí

 

            Con el paso de los años he aprendido que la vida es algo así como un rollo de papel higiénico. Mientras más se acerca a su final, más rápido se acaba. Por eso, es importante que nos mantengamos siempre agradecidos y contentos con Dios porque no siempre nos concede todo lo que le pedimos. Asimismo es importante que nos mantengamos en armonía y sana convivencia con nuestros semejantes y las demás especies que cohabitan junto con nosotros esta casa común.

 

            El dinero no nos da categoría, son las cosas pequeñas y cotidianas las que verdadera-mente hacen la vida tan especial y espectacular. Pero también es cierto que muy dentro de cada uno de nosotros, deseamos con vehemencia ser apreciados y amados, tenemos la necesidad de pertenencia muy arraigada en nuestro ser y debemos buscarla para vivir en armonía con nosotros mismos y con la sociedad en la que nos desenvolvemos. El ignorar los problemas no los resuelve, la venganza nunca es buena, es el amor y no el tiempo el que cura las heridas, aunque ayuda un poco. Aprendamos a rodearnos siempre de personas positivas e intelectuales para aprender cosas buenas y de provecho, para crecer y trascender y no perder el tiempo en frivolidades porque entonces, el tiempo se pierde más y con la vida se va. Hagamos muchos amigos, son importantes y necesarios para la quietud del espíritu. Trabaje arduamente pero siempre dedique tiempo a su hogar y familia. No me canso de repetirles que la vida es bella pero no justa; no obstante, se antoja vivirla con intensidad y mesura. Los vicios son otra cosa, jamás han reportado beneficio alguno, tenga cuidado porque generan adicción. En ocasiones me gusta trasmitirles reflexiones como estas para que las consideren y las tomen en cuenta. Algunas son experiencia propia y otras tomadas de experiencias ajenas, pero no obstante, la elección es suya pues solo a usted le corresponde vivir sus propias experiencias sabiendo o no sus posibles consecuencias. Aprendí, aprendo y seguiré aprendiendo de la vida y a pesar de que mi mundo, mi círculo es tan pequeño, trato de trascender expresando mis pensamientos, mis sentimientos, mis experiencias, para que quien pueda, quiera reflexionarlas. La maldad en toda su dimensión y en todas sus manifestaciones está al alcance de la mano y la siguen quienes han llevado una vida vacía, sin escrúpulos, sin sentimientos, sin valores y sin educación. Este último punto, según las conclusiones de connotados sociólogos, psicólogos y analistas, coincide en todos. La vida es milagro tras milagro, jamás dejemos las cosas rotas, arreglémoslas lo antes posible, después ya nada será igual.

 

            Actualmente en la vida de los jóvenes y adultos se presentan innumerables barreras y unas cuantas de ellas, son magistralmente establecidas por el sistema a través de un poderoso medio masivo de comunicación, entiéndase por esto la televisión, que sumado al arduo trabajo necesario para vivir medianamente bien, poco tiempo resta para convivir con la familia y ello lo sabe perfectamente quien conoce más de nuestra vida, el sistema. Mientras sigamos dormidos en el marasmo de la mediocridad y la ignorancia, seguiremos siendo un pueblo sosegado y callado, como al sistema le gusta. Despertemos ya por favor, aprendamos a vivir una vida mejor. ¿No lo cree usted así amigo lector? Piénselo un poco Que tenga un buen día.

Comentarios