Opinión
logo
Subdirector Editorial - Sergio Guillén Fernández
Director General - Eduardo Sánchez Mací­as
Domingo 10 de Diciembre, 2017

Panoramas de Reflexión

Luis Humberto

 

 

Corrupción

 

            "Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es re- compensada y la honradez se convierte en un auto-sacrificio, entonces podrá, afirmar sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada". Ayn Rand.

 

            Ayn Rand es el seudónimo de Alisa Zinovievna Rosenbaum (1905-1982). Filósofa y escritora estadounidense de origen ruso, conocida por haber escrito los bestsellers “El manantial” v “La rebelión de Atlas”, y por haber desarrollado un sistema filosófico al que denominó «objetivismo». Rand defendía el egoísmo racional, el individualismo, y el capitalismo laissez faire, argumentando que es el único sistema económico que le permite al ser humano vivir como tal; es decir, haciendo uso de su facultad de razonar. En consecuencia, rechazaba absolutamente el socialismo, el altruismo y la religión, Entre sus principios sostenía que el hombre debe elegir sus valores y sus acciones mediante la razón, que cada individuo tiene derecho a existir por sí mismo, sin sacrificarse por los demás ni sacrificando a otros para sí, y que nadie tiene derecho a obtener valores de otros recurriendo a la fuerza física. Teniendo la convicción que los gobiernos tienen una función legítima pero limitada, a Ayn Rand no se le puede confundir con una anarquista, pudiendo en cambio ser considerada liberal y minarquista, pese que ella nunca aplicó este último término para referirse a sí misma. El minarquísmo, llamado también Estado mínimo o gobierno mínimo, es una ideología política y económica que propone que el tamaño, papel e influencia del gobierno en una sociedad libre debería ser mínimo, sólo lo suficientemente grande para proteger la libertad y propiedades de los individuos. Muchos minarquistas se consideran parte de la tradición liberal libertaria y proclaman que el minarquísmo continúa la tradición del liberalismo clásico. El término quizás, es más frecuentemente usado para denominar a los libertarianos que piensan que es posible la existencia de un Estado que proteja la libertad individual sin violentarla él mismo y para diferenciarse de los liberales anti estatistas que consideran que cualquier Estado es inherentemente una violación de la libertad individual. Los minarquistas sostienen que un gobierno mínimo es necesario para preservar la libertad (de la invasión de ejércitos de Estados no minarquistas). Esta teoría política está vinculada y en oposición al llamado anarco capitalismo (anarquismo de mercado), caracterizado por la defensa de las libertades básicas individuales, es decir, la seguridad de existencia del individuo.

 

            Toda esta maraña de términos puede tal vez confundirlo un poco, pero lo verdaderamente esencial de estos conceptos y el pensamiento que encierra Ayn Rand, es sostener que podrán tratar de encaminar nuestro pensamiento hacía tendencias que sólo benefician a un oligárquico grupo encumbrado en el poder y el comercio a gran escala que lentamente abate y sucumbe nuestra precaria economía, mediante constantes, continuos, diversos y agresivos mensajes, subliminales y subrepticios de toda índole, difundidos por medio de masivas y agresivas estrategias publicitarias confusas, a través de los medios masivos de comunicación, que podrían incluso enajenarnos. Sin embargo, si nos mantenemos incólumes y estoicos, dotados de una educación y preparación intelectual, superior, que nos permita diferenciar las incongruencias de la realidad con la imagen que intentan grabarnos en nuestras conciencias, jamás podrán aprisionar nuestras ideas, nuestro pensamiento y nuestra inmanente manera de ver las cosas. ¿No lo cree usted así amigo lector? Piénselo un poco. Qué tenga un buen día.

Comentarios