Opinión
logo
Subdirector Editorial - Miguel Ángel Martí­nez Pliego
Director General - Eduardo Sánchez Mací­as
Martes 28 de Marzo, 2017

En la Mira

Héctor Estrada

Los 3 mil millones que Velasco no ha podido aclarar

 

El Gobierno de Chiapas aún no se libra de los descalabros mediáticos provocados por el despido masivo de trabajadores estatales y otro escandalito ha salido ya a la luz pública donde se señala el irregular manejo de recursos públicos. Se trata de más de tres mil 785 millones de pesos a los que desde 2011 no se le ha podido comprobar el destino.

La investigación publicada este martes por el periódico Excélsior revela las acciones de seguimiento realizadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a las 32 entidades federativas del país debido a recursos públicos cuya ejecución no ha podido ser aclarada por sus respectivos gobiernos estatales.

Los faltantes corresponden a recursos federales asignados durante los ejercicios de 2011, 2012, 2013 y 2014 que significan un monto general investigado por alrededor de 75 mil millones de pesos, donde los estados más comprometidos son Veracruz y Michoacán. El primero de ellos con un gobernador declarado prófugo de la justicia.

Chiapas es la entidad número cuatro en la lista de los estados con la mayor cantidad de recursos sin comprobación o esclarecimiento. La mayoría de los procesos de investigación corresponden a los primeros dos años de gobierno del actual mandatario estatal, Manuel Velasco Coello, y se presume que en el mismo sentido podrían estar los ejercicios de presupuestarios de 2015 y 2016.

Sin embargo lo que llama aún más la atención es precisamente el silencio de la actual administración con respecto a los recursos no comprobados durante los últimos dos años de la administración de Juan Sabines Guerrero. En este tenor los actuales administradores de Chiapas parecen guardar una secrecía evidentemente cómplice.

El gobierno de Manuel Velasco Coello parece haber sumado al cajón de los temas confidenciales un problema que se creería ajeno, pero que hoy calla con el mismo celo con el que oculta y defiende las corruptelas propias. Algo similar a lo hecho con la última cuenta pública de Sabines Guerrero que el entonces recién gobierno verde de Chiapas defendió a capa y espada.

Y no es la primera vez que el actual gobierno chiapaneco aparece en la lista negra de los cinco estados más investigado por la ASF.  En 2014 se señaló a Chiapas por presunto desfalco de más de 702 millones de pesos cometidos contra el Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB), debido al pago de “compensaciones discrecionales a empleados sin mediar lineamientos, evaluaciones o comprobación que justificaron su entrega” durante 2013.

Además de un monto de 538 millones de pesos fueron ocupados para “pagos indebidos de nómina durante el ejercicio 2012 con recursos de 2013”; irregularidades por más de 200 millones de pesos durante la aplicación del programa Seguro Popular en Chiapas y más de 400 millones de pesos en adjudicaciones directas y pago por equipos para hospitales que simplemente no fueron entregados durante ese mismo año.

La cuestionable administración y la deficiente transparencia en el manejo de recursos públicos tienen  nuevamente en la mira de la auditoría federal al gobierno de Manuel Velasco. Un gobierno que no ha podido sacudirse de encima los señalamientos y procedimientos consecuentes derivados de ese turbio e irresponsable manejo de las finanzas que hoy tiene sumida a la entidad en una de sus peores crisis. 

Comentarios