Opinión
logo
Subdirector Editorial - Miguel Ángel Martí­nez Pliego
Director General - Eduardo Sánchez Mací­as
Jueves 25 de Mayo, 2017

Línea Política

Agustín Contreras Stein

 

POCO TIEMPO Y MUCHA PRISA

 

SE AFIRMA y seguramente que así es, que el Gobernador del Estado, Miguel Ángel Yunes Linares, labora las veinticuatro horas del día, tan solo por destacar la enorme preocupación que tiene por encontrar soluciones adecuadas a los diversos problemas que enfrenta, sin duda, su propia administración estatal.

 

Tiene mucha prisa, se dice también, por la razón de todos conocida, en el sentido de que su gobierno solo cuenta con dos años, los que en este momento ya se redujeron a veintitrés solamente, en virtud de que diciembre pasado ya no cuenta.

 

Pero si a todo esto, se añade que los últimos seis meses podrían ser de nuevos acomodamientos, dependiendo de los resultados electorales del dos mil dieciocho, entonces se estaría hablando de diecisiete meses de gobierno, los cuales, sin duda alguna, es poco tiempo para los proyectos del gobernante veracruzano.

 

Y es que, aparte del poco tiempo que tiene para gobernar Veracruz, una de las principales circunstancias que se vienen presentando es precisamente el hecho de que las finanzas siguen estando en vías de ordenarse y los recursos económicos no fluyen todavía, como se quisiera.

 

Hay obligaciones de la federación con el Estado, lo que muy pronto comenzarán a concretarse, especialmente, en los recursos que le corresponden por las llamadas participaciones que son un buen filón de dinero, aunque para las condiciones en que se encuentra el Estado, no será suficiente para salvar todos los compromisos.

 

Así, el gobernador del Estado, tiene poco tiempo y mucha prisa, aunque hay que entender que el camino es complicado para andarlo y esto significa que su propio proyecto político, pueda sufrir algunos descalabros que podrían afectarle, sobre todo, por la falta de cumplimiento en algunas promesas generadas ante los veracruzanos en general.

 

Es un gobierno difícil, de pocas oportunidades, pero con grandes perspectivas de que pueda cuajar un siguiente paso en el gobierno, el cual sería de seis años, lo que significa que entonces se estarían aportando todas las soluciones posibles y todos programas que se tienen pendientes, sobre todo, en obra social que beneficie a quienes más tienen necesidades en estos momentos, que sin bien es la mayoría de veracruzanos, no lo son todos.

 

Tiene pues, que apurarle el paso a quien dirige hoy los destinos de Veracruz, porque hay compromisos que cumplir, promesas que concretar y una confianza que reforzar para dale crédito al siguiente paso que es una gubernatura de seis años, que si bien no sería para él en lo personal, sí para quien represente en el futuro la famosa coalición del PAN-PRD, que a todas luces ha dado resultados electorales precisos para alcanzar la alternancia en Veracruz. Yunes Linares, no es improvisado y sabe como resolver las grandes cuestiones que están de por medio en el futuro político de la entidad.

 

Dos años de gobierno, significan múltiples esfuerzos, pues si bien se tienen que atender los asuntos relacionados con la administración, no hay que dejar al margen aquellos otros momentos de preocupación por la cuestión política. Por eso, el tiempo se vuelve más preciado para el Gobernador veracruzano, que sabe perfectamente bien que su estancia en Palacio de Gobierno, es como una especie de transición, como bien se vino definiendo en el camino de la sucesión gubernamental.

 

Y es aquí donde entran las inquietudes políticas de todo mundo, pero sobre todo, de quien es responsable de esta situación frente a quienes son actores políticos que forman parte de la coalición que lo llevó al poder.

 

Miguel Ángel, ha recorrido todos los vericuetos de la política. Se ha visto dentro de grandes problemas políticos y los ha sorteado, de tal manera, que cuando pocos creían en su ascensión al poder, el tiempo ha demostrado que nada esta perdido, que siempre hay oportunidades para todos y que el Gobernador de Veracruz, hay que aceptarlo, ha sabido aprovechar, aunque ahora, las circunstancias políticas son otras, distintas por completo y con grandes retos que vencer en el camino del futuro político de Veracruz.

 

                                               --------------------------

 

Y ¿DÓNDE ESTAN LOS PRIISTAS?

 

El proceso electoral que tendrá como objetivo principal, la renovación de los doscientos doce municipios de la entidad, ya esta a la vuelta de la esquina.

 

Sin embargo, los priistas, pareciera, que no se han dado cuenta.

 

No hay operación política que se vea, pues hasta los más conocidos y destacados militantes de este partido, han dejado el escenario político estatal, prácticamente, a su mera suerte.

 

Los que siempre fueron importantes operadores políticos, se han retraído y no se les ve por ningún lado, lo que significa que han decidido dejar la plaza.

 

No se muestran condiciones propicias para actuar, aseguran algunos de los que siempre han estado al servicio del tricolor. No tienen recursos económicos suficientes, al menos como los tuvieron en otros tiempos, cuando el gobierno era priista y contaban con la garantía, incluso, de los propios alcaldes salidos de dicho partido par financiar los trabajos de fortalecimiento político en casi toda la entidad.

 

Sin embargo, ahora, los problemas internos no han dejado que la institución política se reanime, pues hay encontradas opiniones, dentro de la misma dirigencia tricolor, de si debe seguir el mismo comité directivo estatal, encabezado por Felipe Amadeo Flores Espinoza, o bien si se debe renovar cuantos antes, para poder entrarle de lleno al trabajo político que lleve, necesariamente, al apoyo de los contendientes que participaran por el mismo tricolor en busca de alcaldías y demás puestos políticos dentro de las diversas comunas del Estado.

 

Después del fracaso político del pasado mes de junio, los priistas prefirieron retraerse para planear los siguientes pasos, pero todo hace suponer que se quedaron, precisamente, en este proceso, pues a la fecha no hay nada definido, al menos que se conozca, para enfrentar los compromisos político electorales que se avecinan.

 

                                               ----------------------------

 

NADIE, AL PARECER, esta de acuerdo, en los famosos gasolinazos.

 

Y no es que, en determinado momento, haya quien acepte de buena gana los aumentos, tanto a los combustibles como a los impuestos, sino que en otras ocasiones, dichos incrementos a las gasolinas habían sido, hasta cierto punto, razonables.

 

Pero hoy, los aumentos han sido considerables.

 

Hay dejado de ser meros ajustes para convertirse en grandes y desproporcionados aumentos que generaran, todavía, mayores problemas económicos entre la población, porque serán motivo suficiente para que en pocos días se tenga una escalada de aumentos a todos los productos en general y eso, eso, quizá, sea lo más preocupante.

 

Se han externado diversas razones que tratan de justificar esta decisión del gobierno federal, pero ninguna ha logrado convencer a los mexicanos, pues ya se ha vuelto una mera imposición de cada año que resiente la población, sobre todo, la de menos ingresos y que se ve afectada por el incremento a los combustibles, aunque ellos no tengan automóvil para moverse como los demás.

 

Grave error, al parecer, el nuevo sistema de control en combustibles, nacido de la recientes reforma energética, que en nada o poco ayudará a los mexicanos.

 

Nuevo cambio o alternancia en el gobierno se percibe en las altas esferas del poder en nuestro país.

 

                                             -----------------------------

 

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

 

NUESTRO CORREO: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. //

Comentarios