Nacional e Internacional
logo
Subdirector Editorial - Miguel Ángel Martí­nez Pliego
Director General - Eduardo Sánchez Mací­as
Viernes 24 de Febrero, 2017

Trump insiste en construir  muro y poner aranceles

Víctor Sancho, corresponsal

WASHINGTON, EU.- El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, confirmó este miércoles su intención de construir un muro en la frontera con México y aseguró que las negociaciones con el gobierno mexicano, para que se haga cargo del costo del proyecto, iniciarán en cuanto llegue a la Casa Blanca, el próximo 20 de enero.

La construcción del muro  —“no una valla: un muro”, enfatizó— se iniciará lo antes posible porque no quiere esperar a terminar unas negociaciones que, según sus estimaciones, podrían durar alrededor de un año y medio. “México de alguna forma —hay muchas y diferentes formas— nos reembolsará por el coste del muro”, afirmó.

En su primera conferencia de prensa como presidente electo, 167 días después de la última que ofreció cuando recién fue nombrado candidato republicano a la presidencia, Trump dedicó un espacio a México para reiterar que cumplirá con sus promesas electorales que tienen que ver con el país.

El magnate reiteró que el rembolso se hará a través de impuestos, al tiempo que admitió que un desembolso formal es improbable.

Posteriormente, alabó a México y su población: “Respeto al gobierno de México. Respeto a la población de México. Amo a la gente de México. Son gente fenomenal, el gobierno es fantástico”, expresó.

Sin embargo, dijo que se acabó el tiempo en que México se aprovechaba de Estados Unidos.

En este sentido, reiteró que habrá un fuerte impuesto fronterizo contra las compañías que dejen EU y se instalen en otros países.

Admite hackeo ruso. Donald Trump admitió por primera vez públicamente que Moscú estuvo tras los ciberataques que sufrió Estados Unidos durante las elecciones del pasado 8 de noviembre.

“Sobre el pirateo, creo que fue Rusia”, dijo, aceptando las conclusiones de las agencias de inteligencia, de las que ha dicho que desconfía y mantiene un enfrentamiento que aumenta con el paso de los días.

El informe que certificaba que el presidente ruso, Vladimir Putin, orquestó un plan para inmiscuirse en las elecciones y favorecerle obligó a Trump a endurecer un poco su posición, alertando al Kremlin de que eso no puede volver a ocurrir. Pero, a su vez, destacó su intención de intentar convivir con Moscú. “Si a Putin le gusta Donald Trump es un activo, no una desventaja”, aseguró, además de prometer que “Rusia nos va a respetar”.

A pesar de la asunción de las tesis del servicio de inteligencia, la guerra de desconfianza entre ellos es cada vez más manifiesta. El tema central de la comparecencia no fue otro que la bomba que detonó CNN la noche del martes, con la filtración de que Moscú tendría material comprometedor para extorsionar a Trump.

“Es algo que habría ocurrido en la Alemania nazi”, respondió el magnate, criticando duramente a los servicios de inteligencia y los medios de comunicación que difundieron  la noticia que no solo potenciaban las relaciones entre Trump y Moscú, fuertemente negadas por el magnate, sino que además suponen un riesgo para la seguridad de  Estados Unidos.

Trump repitió hasta la saciedad que todo es una “falsedad” .

“Es una desgracia para nuestros servicios de inteligencia que permitan la filtración de algo así”, acusó.

Además, amenazó al portal Buzzfeed, medio que publicó 35 páginas de un  memorando. Trump dijo que el medio “sufrirá las consecuencias” por haberlo hecho.

Conflicto de interés. Lo que no consiguió fue desvanecer la sombra que pesa sobre él por un potencial conflicto de interés debido a su implicación en su conglomerado empresarial.

En una escenificación teatral, clásica del magnate, una abogada explicó —al lado de una pila de supuestos papeles legales— que Trump pondrá todos sus activos en un fideicomiso y cederá el control de la empresa a sus dos hijos varones, Donald Junior y Eric. Ellos tendrán prohibido hacer negocios con potencias extranjeras y pasarán un exhaustivo examen para que se le aprueben acuerdos a nivel interno.

“No hablaré con ellos (de negocios)”, dijo el presidente electo, quien además donará al Tesoro los pagos de extranjeros en hoteles Trump para evitar violar una cláusula constitucional.

Sin embargo, y a pesar de las recomendaciones de expertos, mantendrá la propiedad de la compañía, a la que regresará —junto con  los beneficios generados— cuando acabe su mandato. El director de la Oficina de Ética Gubernamental, Walter Shaub, dijo que el paso es “insignificante”,  “no cumple los estándares” y no espanta la controversia.

Comentarios