Regional
logo
Subdirector Editorial - Sergio Guillén Fernández
Director General - Eduardo Sánchez Mací­as
Jueves 22 de Febrero, 2018

¡Otra de los Picazo!

El diputado Basilio Picazo y su hermano Benito alcalde de Coyutla citan en su rancho al precandidato del PAN-PRD y bajo amenazas y golpes intentan hacerlo declinar a favor del abanderado del PRI.

 

María Elena Ferral

 

Papantla, Ver.- Brutal golpiza recibió el aspirante a la alcaldía del municipio de Coahuitlán, Bruno Carpio Urbina, a manos del diputado local por este Distrito, Camerino Basilio Picazo Pérez y su hermano, el alcalde de Coyutla, José Benito Picazo Pérez, así como de la Policía Municipal de ese lugar, tras negarse a declinar en su aspiración por contender por la presidencia municipal, para dejarle el camino libre a al precandidato del PRI, Venancio González Ibarra, por lo que ambos fueron denunciados en la Fiscalía Especializada en Asuntos Indígenas, en esta ciudad, por los presuntos delitos de Lesiones, Amenazas y Privación Ilegal de la Libertad, iniciándose la Carpeta de Investigación ITIN/PAP//072/2017.

 

En conferencia de prensa, el  aspirante a la presidencia municipal de Progreso de Zaragoza (Coahuitlán), municipio enclavado en la sierra totonaca, por la coalición PAN-PRD, Bruno Carpio Urbina, dijo  que “el pasado sábado recibí una llamada telefónica, vía celular, de parte del alcalde de Coyutla, José Benito Picazo Pérez, para tener una plática de acuerdos políticos, una negociación, por lo que acudí junto con mi hermano Froilán Carpio Urbina, al rancho La Cruz, en la comunidad de Macedonio Alonso, propiedad de la familia Picazo Pérez”.

 

Al llegar al lugar “ahí se encontraban el diputado local Camerino Basilio Picazo Pérez y su hermano el alcalde de Coyutla, José Benito Picazo Pérez, con quienes iba a dialogar sobre temas de política, los cuales se encontraban un poco tomados, ya que tenían aliento alcohólico y estaban tomándose unas copas, estando ahí trataron de convencerme para que declinara a favor de su candidato de los hermanos Picazo, Venancio González Ibarra, quien va a contender por el PRI,  pero yo no cedí porque quiero que mi municipio cambie y no tengamos a personas como ellos encima de nuestro municipio,  encima de nuestra gente, que lleguen solo al poder por el dinero”.

 

Sin embargo, “al ver que no accedía en sus pretensiones de hacerme declinar a favor de su candidato, se molestaron y comenzaron a insultarme, discutimos y me ofendieron,  pero no contestamos, por lo que decidí abandonar el rancho y me dirigí a mi domicilio, pero  antes de llegar a la comunidad de Macedonio Alonso, una patrulla de la Policía Municipal de Coyutla, cerró el paso a la camioneta donde viajábamos y con lujo de violencia nos bajaron  y nos regresaron al rancho donde minutos antes nos encontrábamos”.

 

Con visibles heridas en el rostro, Carpio Urbina relató que “los policías fueron los primeros en agredirnos y enseguida, el diputado local, Basilio Picazo y su hermano el alcalde de Coyutla, Benito Picazo, comenzaron a golpearnos, a patadas y luego con la pistola me pegaron en la cara a mí y a mi hermano Froilán Carpio Urbina, tirándonos al piso y luego los policías nos subieron a la camioneta en la íbamos y nos corrieron, por lo cual hoy vengo a denunciarlos, penalmente, al diputado local y a su hermano el alcalde,  pues no es justo que este tipo de agresiones queden impunes".

 

Carpio Urbina afirmó que “la sierra del totonacapan se encuentra harta de los atropellamientos de los Picazo Pérez,  pues el diputado local Basilio Picazo, me dijo que él pondrá a los candidatos del PRI, en la sierra totonaca, que el trae línea del Gobernador y de todos los partidos políticos y que él se encargaba de que yo no fuera candidato en mi municipio; quiero pedir que se  haga justicia, que nuestro gobernador Miguel Ángel Yunes, no deje impune este caso, que se haga justicia en contra de estos servidores públicos, no es justo que sigan atropellando a la gente, solo porque no estoy a favor de su candidato”.

 

Finalmente, comentó que “a pesar de esto no desistiré, seguiré adelante,  lucharé por el cambio de mi pueblo y los responsabilizó a ellos de cualquier cosas que me pase”, de igual forma señaló que requiere atención especializada pues “debido a los golpes que recibí, he perdido, parcialmente, la vista en un ojo, estos hechos ya fueron denunciados, penalmente, en la Fiscalía y exijo justicia”, aseguró que “temo por mi vida y la de mi familia, por lo cual pido protección a las autoridades competentes y que este nuevo caso de abuso de los hermanos Picazo, no quede impune”.

Comentarios