Cultura
logo
Subdirector Editorial - Sergio Guillén Fernández
Director General - Eduardo Sánchez Mací­as
Lunes 18 de Junio, 2018

Enfoque Cultural 19/4/18

Más que solo una Jarana “Amilcar García Fierro”

Por César David Español Pasos

Amigos de Enfoque Cultural, Martínez de la Torre, nuestro bello municipio sin lugar a dudas es maravilloso y no solo por el hecho de ser considerado como la “Capital Mundial del Limón Persa”, también por su gente la cual está plagada de talentos, el caso del que hoy hablaremos es el de un personaje dedicado a la preservación del Son Jarocho, valiente alma liberal pero guerrera el cual ha dedicado gran parte de su corta pero exitosa vida a llevar a muchos oídos esta hermosa tradición y a pasar el conocimiento a todo aquel que desea aceptarlo, estamos hablando de Amílcar García Fierro orgulloso músico con sangre martinense por parte de su madre y poblana por parte de su padre, el cual es oriundo de Atlixco, Puebla.

Amílcar es un hombre dedicado a la música en varias de sus vertientes, por un lado interpreta la música tradicional de Veracruz conocida como Son Jarocho o música de Jarana, también desarrolla dentro de la música aquello que concierne al aspecto sociocultural histórico y la producción musical, actualmente en Martínez de la Torre su tinte o rubro es más histórico, lo que quiere decir que su intención es más acercar a las familias de Martínez de la Torre a esta corriente y con ello llevar acabo el rescate histórico musical de esta, en este caso de acuerdo a lo que ha investigado ha podido notar que dentro de esta zona llamada el Barlovento hasta hace un siglo dicha música existía o estaba presente en el municipio, pudiendo confirmar con eso que esta música no solo existió del puerto hacia el sur en la región conocida como el Sotavento sino que también tuvo presencia en zonas aledañas al municipio como lo son: Nautla, San Rafael, Puntilla Aldama, Tlapacoyan y Perote.

Curiosamente el camino en el andar de la música para Amílcar fue un poco tardío, ya que comenzó a estudiarla a los 18 años, sin embargo desde pequeño llamaban su atención las bandas de guerra pese a que nunca tuvo la oportunidad de aprender o de pertenecer a una de ellas, es después de la Preparatoria cuando decide estudiar música, una gran parte de esta decisión se basó en el hecho de que sus compañeros del Bachillerato en su mayoría eran músicos lo cual captaba su atención, posteriormente ingresó a estudiar como Técnico en Música en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y esto lo llevó a introducirse más a fondo en el mundo de la música del Son, el cual conocía pero no tocaba, gracias a maestros como lo fueron Julio Corro del grupo Estanzuela, a la familia Utrera Cano y a talleres como el que tomó con Joel Cruz y Octavio Vega fue que la vida y el estudio le  brindaron mucho aprendizaje, otra  parte fundamental se debió gracias a talleres que llevaban a Puebla lo cual lo llevó poco a poco a diferentes caminos hasta regresar a Martínez de la Torre a seguir cultivando este tipo de música.

Amílcar reconoce que como tal no tiene influencias ya que hablar de un género musical al menos en su vida no lo hay, pero quizá la principal corriente que influye en su rubro es su familia, esto debido a la sensibilidad que le brindaron en su educación para tener una perspectiva en lo que se refiere al arte, las expresiones humanas o cualquier tipo de expresión artística que sea honesta, quizás mucho de su esfuerzo radica en el compromiso que tiene socialmente porque en el Sur de Veracruz el hecho de que esté viva esta música tiene que ver con compromiso comunitario, con una influencia local de su propia identidad y de su propia cultura y con los valores sociales históricos musicales que se forman alrededor de esta música.

Si bien estudió música clásica y guitarra clásica aun hoy en día disfruta mucho de géneros como el reggae y la música latinoamericana, también es importante mencionar que aun con toda su preparación el mismo considera que realmente a pertenecido a pocos proyectos, ya que su desarrollo musical ha sido más una cuestión de aprendizaje a través de los años, sin embargo por mencionar algunos proyectos que le han hecho crecer en su rubro artístico están el Ensamble Tsasná, El grupo Flor de Izote, El grupo Los Mitoteros, Mugroson y Su Mala Fama y actualmente el grupo El Cocuite.

El Ensamble Tsasná toca música de Huapango, música de Son Jarocho y música de Son de Tierra Caliente y fue con ellos con quienes hace un par de años tuvo la oportunidad de viajar al extranjero a Croacia en algunos festivales en los que orgullosamente representó a México y a la Universidad de Puebla, también podríamos destacar entre su carrera artística su participación en “Mugroson y Su Mala Fama” el cual fue fundado en compañía de su hermano, dicho grupo tiene la intención de rescatar el aspecto meramente estético de la música veracruzana pero intercalar con otros paisajes musicales como la música barroca, los paisajes corales y explorar los ritmos Afrocaribeños como el Son Montuno, entre otros, actualmente se hizo un registro histórico para el acervo de México en el Instituto de Arte y Cultura en la Fonoteca del estado de Puebla y con el apoyo de dicho instituto se grabaron 8 sones, disco que seguramente saldrá en más o menos como un mes.

Amílcar que sin duda alguna es un joven artista talentoso también destaca la fuerza de este movimiento que lleva generándose en torno a esta música en nuestro municipio y agradece siempre a su familia, a quien en gran parte debe lo que es y lo poco o mucho que ha logrado en Martínez de la Torre en donde de pronto la música de Jarana cobró un boom en algunos jóvenes.

En una extensa charla con Amílcar se toma el tiempo para recordar a los jóvenes que les llama la atención este rubro, pero no saben cómo comenzar el camino en este andar que la música de jarana o de son jarocho es importante porque se considera como una música ancestral y el valor histórico, social comunal que tiene es importante para la continuidad de nuestra identidad, esta música realmente es muy bella ya que sus características son completamente diferentes al resto pero eso hace que tenga un orgullo propio el hecho de ser interpretada, una música que lo mismo te habla del amor que del desamor de la vida, de los animales y de la naturaleza y que esta música no solo es para ser artistas sino para ser mejores personas, lo importante de ser músico para él es poder dejar algo bueno para nuestras familias, nuestra comunidad y nuestro Estado así que si deciden hacerlo  no deben tener pena y empezar a practicar y tocar puertas porque estas son las que te abren los caminos y si lo desean pueden con gusto contactarlo y ponerse de acuerdo para empezar a enseñarles.

Así que ya lo saben amigos de Enfoque Cultural Martínez de la Torre es un municipio plagado de talentos y artistas tal como Amílcar García Fierro nos lo demuestra en nuestro día a día y si tienes un sueño, no dudes en seguirlo por más difícil que sea, no sabemos si el día de mañana te lleve a un lugar lejano para demostrar de qué estás hecho y de paso poner en alto el nombre de nuestro Municipio.

Enfoque Cultural 19/4/18

Comentarios